Final Fantasy VII: Advent Children. También conocida como «Uuuy, casi»

Para hablar de esta película es preciso hablar de su contexto. Square Enix (antes Squaresoft) había sufrido años atrás un fracaso comercial mayúsculo en su anterior incursión cinematográfica, Final Fantasy, la fuerza interior, llevando a la compañía prácticamente a la quiebra. Fue en ese momento cuando tuvieron que tomar decisiones cruciales, como fusionarse con quienes hasta entonces eran sus rivales, Enix, o, el caso que nos ocupa, iniciar la Final Fantasy VII Compilation. Es lógico que tras una pérdida económica de esa magnitud recurran a su gallina de los huevos de oro para recuperarse, ¿no? Continue reading →

La eterna rivalidad entre productores y autores

Hace unas semanas se dio la noticia de que Phil Lord y Chris Miller, a los que admiro bastante, ya no continuarán rodando el spin-off de Han Solo —cosa de la que me alegro, porque así ya no tendré que ver esa película— por la sencilla razón de que su estilo personal no encaja tan bien en el universo de Star Wars como a los ejecutivos les gustaría. Poco después leí que Edgar Wright, director de algunas películas que me encantan, se bajó del rodaje de Ant-Man por un choque parecido que tuvo con Marvel. Continue reading →

Nuestros fracasos

page.jpg

Si miráis a la derecha veréis mi obra. Si miráis a la izquierda veréis el frío producto de una industria corrompida por el dólar.

En 2010 hice esta llave espada artesanal para un cortometraje. A pesar de que dista mucho de ser perfecta siempre me he sentido orgulloso de ella, ya que la hice yo solo sin ayuda ni guía (aunque mi padre me supervisó a la hora de usar su sierra eléctrica). Ayer la encontré y sentí cariño a la vez que tristeza.

Continue reading →

Netflix y la burbuja de las series

Durante los últimos días una noticia cultural ha sacudido el mundo —a juzgar por el 30% de mi conexión con éste—: Nexflit ha cancelado Sense8; así como ya canceló recientemente The Get Down. La gente, los fans, los que veían estas series se han molestado, como es lógico, por no tener un final a la altura. Y lo que algunos, yo incluido, ven como una incoherencia es que productos como Stranger Things y 13 Reasons Why reciban una continuación siendo historias cerradas de base. Lógicamente esto se debe a la popularidad de dichas series, pero pone de manifiesto que el modelo que sigue esta empresa no difiere mucho de lo que nos acostumbraban las cadenas de siempre. Continue reading →